lunes, 8 de diciembre de 2008

Mar adentro

Desde chico fui muy sensible. Películas, publicidades y hasta canciones me emocionaban fácilmente hasta las lágrimas. En mi adolescencia, supongo que un poco por las inseguridades típicas de esos momentos, intentaba demostrarlo lo menos posible. Y lo hacía muy bien. Cuando uno crece y entiende que está bueno dejarse llevar por las emociones, liberé todas las lágrimas que quería cuando quería. Y así fue como empecé a moquear en cines repletos, frente a la tele acompañado, en la tribuna del ciclón cuando cantamos eso de "yo soy cuervo desde que estaba en la cuna" y desde hace un tiempo, me encontré más de una vez mojando el teclado sobre mi escritorio en la oficina.

Este fin de semana fue particularmente raro. Una de las particularidades era que íbamos a pasar el primer fin de semana a distancia con mi chica. Y como nuestra relación no tiene como una de sus fortalezas la confianza mutua, no era este un tema menor. Por suerte, por mi parte, lo he podido sobrellevar de la mejor manera. Y estoy seguro que ella también.

Además, compartí bastante tiempo con mi hija, y esta época del año para un papá recientemente separado es una de las más difíciles. Tener que pensar, y negociar, como pasar las fiestas es una situación que desgasta y, al menos a mí, me genera sentimientos encontrados.

Pero llegué en buena forma al lunes por la tarde y me tiré en la cama para ver alguna de las películas que había puesto a bajar en internet. Elegí "Mar adentro".
No es mi intención contarles de qué va la película, ni siquiera del tema concreto que trata, pero sólo tirado en mi cama casi que salgo nadando. Prácticamente me deshidraté. 
Y es muy boludo como a veces ciertos mecanismos de pensamiento se disparan ante cosas que uno no espera o ni siquiera sabe. Cómo una película o una canción nos hace pensar en cosas y plantearnos situaciones. Y la peli me hizo pensar en todas las cosas por las cuales hoy puedo estar contento. No voy a decir agradecer, porque en mi estado de ex-católico, no creo que haya que estar todo el tiempo pidiendo o agradeciendo a alguien más, superior o no. Lo que sí, cuando uno se pone triste o mal por algunas cosas, pensar en los pequeños grandes logros de su vida puede hacerle reflexionar y entender el lugar que hay que darle a cada cosa. 

Ayer fui al cine por primera vez con mi hija, nunca nadie la había llevado al cine. Fuimos a ver Madagascar. Entramos y salimos del cine cantando "quiero mover el bote", se asombró con el tamaño de la pantalla y lo fuerte que estaba el sonido. A la mitad de la peli me dijo "papi, tengo sueño, me puedo dormir?" y se durmió todo lo que quedaba de peli. 
Lo mejor de todo llegó esta mañana. Apenas se despertó, vino hasta mi cama y me dijo que quería ir a hacer pis. La acompañé para prenderle la luz del baño y ayudarla a subirse al inodoro. Mientras ella hacía pis, yo me senté al lado en el bidet. Con su mejor cara de dormida me miró y me dijo: "papi... me gustó mucho ir ayer al cine con vos".

10 comentarios:

Blonda dijo...

Punto 1: Mar adentro me encantó y hay una que ganó el oscar (si no me equivoco) a mejor peli extranjera que se llama la escafandra y la mariposa, que es del estilo, sólo que a mi gusto está mejor filmada y te hace sentir todo lo que siente el personaje.

Punto 2: Creo que no hay mucho que agregar a lo que dijo tu hija.Son esos momentos que imagino que a uno lo hacen sentir que para eso nació, sólo para escuchar esas palabras, no?

Beso y buena semana (corta por suerte)

Juanitina dijo...

Adhiero a todos los puntos Sr. Juez.

El Tano dijo...

Hola Blonda: voy a bajarme la peli que decís y con respecto a mi hija, es tal cual como lo decís.

Juani: coincidimos. Disfrute la pileta.

Amanda Gris dijo...

Ay amigo... q importante es hacer clic de vez en cuando, no?
y si no lo hace uno, siempre hay algo alrededor q nos hace a la fuerza cliquear... Me mató la enana!!

Soy una persona q agradece, mas alla de ex catolicismo o no, agradezco todo lo q tengo, porq soy una afortunada, no todos tienen las posibilidades q tengo yo, y se q son extremadamente pocos los q tienen mas q yo, asi q me siento mas q feliz (y mas alla de todo) por tener lo que tengo, por haber amado en mi vida, por tener la grosa familia q tengo, por tener un laburo, por poderme comprar los pequeños gustos q a veces nos merecemos dar (como tu tel!) y por sobretodas las cosas, mas allá de la salud, soy una agardecida eternamente de los amigos q tengo, son mi tesoro... y aunq seas arisquito amigo mío, agradezco por habernos cruzado ese día!

q tengas una hermosa semana! (corta!) ;-)

El Tano dijo...

Arisco? yo? te parece??? si hasta te invité a mi casa a jugar a la play!!! es una agresión sin fundamentos!!!

Juanitina dijo...

Y encima pretenden que no preguntemos quien es Amanda Gris... pero por favor!!

Fulana dijo...

Hayy me muero de amor! es una ternura esa nena! yo tmb quiero ir a ver madagascar!

No vi Mar adentro... pero lo voy a poner como pendiente!

Mery Swanson dijo...

Se me piantó un lagrimón con el comentario de tu hija (de la emocion obviamente!!)... snif... aprovecho que ya arranque y me veo Mar Adentro para terminar de convertir mi casa en un mar de lagrimas. Besos!!!!!!

Psicologa con problemas dijo...

que ternura...tu hijita.

con mar adentro me lloro la vida. Si algun quiero deprimirme de nuevo la veo.

tucuMALA

Enumerador dijo...

1- Yo antes era un seco, no me sacabas una lágrima ni apretandome los huevos.
2- Ahora lloro por cualquier cosa, y sabés cuál es el motivo? Una mujer. Una mujer puede hacer lo que sea y lo que quiera con uno.
3- Lloro SIEMRE que miro Big Fish. Y eso que la vi como 7 veces. Lloré con muchas películas ultimamente.
Finding Neverland, la tigre e la neve, y cagate de risa: Lloré con Wally.
4- Me mató el final del relato.