miércoles, 29 de abril de 2009

Viaje a Houston - Día 4

(la cordobesa es la de la izquierda, las otras dos desconocidas)

Ya pasó la mitad del evento-curso, me las vengo arreglando bastante bien con el inglés pero se empiezan a hacer sentir las jornadas de 8 a 18 con apenas algunos breaks de 15 minutos y una hora por reloj para almorzar.
Me doy ánimo pensando que tan sólo quedan dos días cómo los que ya pasé y voy a tener medio día libre antes de volverme. Todavía me quedan algunas cosas por comprar. 
Al otro día, el jueves 23, es mi cumpleaños. Estoy dudando en decirles a los chicos argentinos que son de la empresa que organiza el evento porque me da verguenza que se les ocurra decir algo y me hagan pasar un papelón adelante de 600 tipos que no conozco. Depende cómo venga la situación decidiré si lo cuento o no.
El curso se desarrolla con total normalidad, nos hacen hacer algunos trabajos en grupo que le agregan un poquito de dinámica y se pasa el tiempo un poco más rápido. Me presentan a una chica que labura para la empresa en México, es bastante tímida pero pegamos algo de buena onda y charlamos un rato en los breaks y en la merienda.
Hoy a la noche tenemos la cena de despedida generalizada, vamos todos los asistentes a un lugar que se llama "Armadillo's Palace" para degustar la más típica comida texana. Sé que va a correr el alcohol y que a partir de las 12 de la noche ya es mi cumple, así que me baño en perfume, me pongo una camisa que me gusta y salgo dispuesto a divertirme.
Mientras esperamos a uno de los 5 micros que hace el recorrido circular "hotel - Armadillo's Palace" (http://www.thearmadillopalace.com/) me pongo a charlar en grupo nuevamente con la mexicana. Se llama Elizabeth, pero me dice que todos le dicen Liz.
Llega el micro, empezamos a subir. Subo entre los primeros sin dejar de relojear los movimientos de la señorita Liz. Elijo la segunda fila de asientos y me siento del lado de la ventanilla, atrás mío está la chica de Argentina que se encarga de todos los partners de latinoamérica y un par de conocidos más.
Sube Liz al micro, le clavo la mirada, me ubica, mira para los asientos de atrás... y pasa por al lado mío con rumbo al fondo. Se frena y le dice a la chica del asiento de atrás: "Vero, me siento aquí adelante". Viene y se me sienta al lado.
No sé si será que estoy fuera de las pistas, que me sobra la confianza, que ya había pasado casi una semana sin sexo o qué... pero en ese momento sentí que tenía que apuntar todos los cañones a la señorita que tenía al lado.
Ojo! si me preguntan si tenía intenciones que algo pase, creo que no realmente. Simplemente me planteaba como algo divertido y en lo que pasar el tiempo estar charlando con esta chica y entrar en el siempre divertido juego del histeriqueo mutuo.
Fuimos charlando todo el viaje de 10 o 15 minutos hasta el restaurant. Llegamos y en un rapidísimo movimiento mi nueva amiga Liz se escabulle.
El lugar era el típico bar que vemos en las películas, en un momento estaba esperando el show a lo Coyote Ugly porque había un par de camareras que LA ROMPIAN!!!
Como la típica barbacoa texana, me clavo las dos cervezas que eran invitación de la empresa y vuelvo a la carga.
Encuentro a mi amiga mexicana, me le siento al lado y empiezo a tirar con el arsenal completo. Con quién vivís, cómo que no tenés novio, por qué estás sola, todos los hombres mexicanos son ciegos, no lo puedo creer, etc, etc, etc. La charla pasaba de forma fluída y el tiempo transcurría, cuando nos dimos cuenta éramos los únicos que quedábamos en el bar. Intenté el tiro del final pero no tuve suerte. Decidimos ir al sector descubierto donde todavía quedaban algunos borrachos. Había pasado media noche y recién eran las 22.30.
Decidí que ya había invertido demasiado tiempo con esta chica, y me dió toda la sensación que por más que tuviera onda, no iba a hacer absolutamente nada adelante de sus compañeros de empresa.
Estaba con unos chicos de Perú, Panamá y otros de Puerto Rico cuando se nos acercó una de las camareras con una bandeja repleta de shots de tequila. Era una ronda gratis a cargo de la empresa. Cuando se acercó nos escuchó nos escuchó hablar en español, y nos tiró con una tonada cordobesa inconfundible: "y uds. de dooooonde son?"
Como era el único argentino del grupo, se puso a charlar conmigo. Le pregunté si no tenían fernet y me dijo que no pero que había un bar a la vuelta que sí tenía, y que me iba a conseguir algo parecido que tenían ellos. Volvió al rato con un vaso con un líquido de color naranja y dijo que era como el fernet con speed. Era inmundo, y lo único que tenía parecido al fernet era el contenido alcohólico. Me preguntó si me gustaba y mi respuesta fue contundente: es inmundo. Me dice: "bueno culeao, decime qué querés... lo que quieras". La miré a los ojos y le sonreí, y me dice: "para tomar..." Ahí empezó una seguidilla de Ron sabor a limón con hielo y algo más que no me acuerdo. El primero la acompañé a la barra para elegirlo, y después veía donde me veía del bar se me acercaba con un vaso lleno. Así creo que fueron 4 o 5. A esta altura, y después de 2 coronas, una budweiser, un shot de tequila y 4 o 5 ron con algo estaba entonadísimo. 
La mexicana después del shot de tequila se había ido (supuestamente) hasta un shopping porque necesitaba comprarse algo más. No sé si cuando me lo dijo fue una indirecta para que le diga de acompañarla y dormí o realmente quería salir huyendo de al lado mío.
Cuestión que a esta altura ya estaba tiroteando a todas las meseras, la cordobesa se cagaba de la risa y me traía más y más tragos. En un momento, como a las 12 de la noche me dice que si quería me llevaba al bar que estaba cerca donde tenía fernet. Le acepto la invitación y me dice que la espere que va a hacer el cierre. Al toque vuelve y me dice que una de las compañeritas también quería venir... si si si... hoy me salen todas... la rubiecita que había estado tiroteando a la distancia se suma.
Nos vamos en la camioneta de la cordobesa, era sólo hacer dos cuadras. Llegamos al bar y estaba muy bueno, o al menos con el pedo que tenía así lo parecía. Me pedí un mojito, y luego otro. Les conté a las chicas que en ese preciso instante estaba cumpliendo 33 años. La yanqui (la rubiecita) entendía perfecto castellano pero le daba verguenza hablarlo.
Yo tenía un pedo tal, que ya me sentía Shakespare y le tiraba frases incomprensibles mitad en inglés y mitad en castellano.
A esta altura de la noche no sabía si la cordobesa me tenía ganas o era imaginación mía, y no me daba para apurarla con todo a la yanqui adelante de ella.
En un momento decidí que como buen caballero, debía pagar mis tragos y los de mis acompañantes. En eso viene la cordobesa con 3 shots de whisky para que festejos mis cumpleaños. Y eso fue el acabose. Se me apagó la luz. Me quise levantar para pagar la cuenta y caminé 300 metros en zig-zag cuando la caja estaba a 30 metros en línea recta.
Como pude volví a la mesa, y haciendo gala de una conciencia única para el estado, le dije a la cordobesa: "no sé cómo... pero necesito volver al hotel ahora mismo".
Se apiadó de mí, me despedí de amor imposible yanqui, y me fui en la camioneta con la cordobesa.
Llegamos al hotel, le dije que me había encantado conocerla y la onda que le había puesto, le agradecí por festejar el cumpleaños conmigo, semi-abrazito, beso en la mejilla de rigor y a intentar llegar a la habitación.

Continuará...

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto es lo más parecido a las PANZA-AVENTURAS que he leído en este blog. Que vuelva el mujeriego adorable (y detestable a la vez) aunque sea en formato ficción porque se lo extraña!! El Panza no perdonaba, el Tano es un lloron jajajaja

El Tano dijo...

El panza es el panza y el Tano es el Tano.
Son etapas de la vida... utilísima.

El Tano dijo...

Todos evolucionamos en la vida!!!
He dicho! jajajaj

Cherry Lips dijo...

Feliz Cumple Tanoooooooooooooo y si un vestigio de panza vi por ahí, debes ser bastante divertido entonado!

El Tano dijo...

No sé si divertido o pesado, pero en Houston y con el pedo que tenía me sentía una mezcla de Charlie Sheen, Joey de Friends y Tom Cruise (antes de operarse la naríz)

::♥ Sol ♥:: dijo...

Pobre ....

Cherry Lips dijo...

Jajaja tom cruise se opero la nariz?

Mery Swanson dijo...

jajaja... te imagino diciendo incoherencias (que a vos te sonaban de lo mejor de tu arsenal de chamuyo) en espanglish, sintiéndote un ganador para terminar medio impresentable caminando en zig zag jajajajaj... linda forma de arrancar los 33!!!!

ABCCATita dijo...

jajaja yo creo que con la megaborrachera que traias ni cuenta diste de los tragos que te dierón...

FELIZ CUMPLE, (atrasado)

Un beso!!!

Blonda dijo...

Feliz cumpleaños entonces!!!!!!!!


Besos

Mrh dijo...

feliz cumpleeeeeee

es horrible querer hacerse el galán o la diva y que el alcohol nos corte el estilo jajajajaaja