miércoles, 18 de marzo de 2009

Algunas conclusiones

Al momento de casarme había tenido experiencias sexuales con dos personas: mi futura esposa y otra chica (si estaban esperando la confesión que había sido con un chico, se equivocaron de blog, el Tano es bien machito).

Algunos de mis amigos me decían que estaba perdiendo el momento para experimentar estar con otras personas, que me iba a arrepentir, que esa edad era para la joda y no para casarme. Mi respuesta siempre era la misma: “si la vida hizo que conociera a la persona que elijo para compartir mi vida ahora, por algo será. Estas cosas no se eligen”.

Hoy a punto de volver a ser un hombre civilmente libre (en algunos puntos, desde luego) no me arrepiento de esa decisión ni de haberme casado sin tener otras experiencias.

Al poco tiempo de mi separación empecé a salir con mi actual chica, en el medio, hace casi un año de esto, tuvimos una separación por un período de unos 6 meses. Si bien nunca dejamos de vernos por más de 3 o 4 semanas, los dos estuvimos con otras personas. Y ahí fue el momento de tener otras experiencias.

He estado con chicas de mi edad, bastante más chicas y algunas con unos cuántos años más que yo. Algunas eran bien guarras, otras algo recatadas, la mayoría profesionales y alguna aún estudiante. Probé gorditas, probé tetas hechas, guerreras en la cama y me han tocado las famosas “muertitas”.

Hoy a la mañana mientras venía hacinado en el subte, estaba pensando en todas estas últimas relaciones. Y de la mayoría ni me acordaba los detalles más importantes. Sin embargo, con aquellas que me unió algo más que un polvo recordaba situaciones, imágenes y hasta conversaciones.

Lejos estoy de plantear un debate entre sexo con amor o sexo sin amor, porque estoy convencido que no hay debate posible, simplemente son cosas distintas. Pero llegando a la estación donde tengo que bajar, estoy prácticamente convencido, que diferente que es una cosa de la otra, y me di cuenta de cuánto disfruto poder estar con alguien más allá de una cama.

2 comentarios:

IML dijo...

clap clap clap
Por fin un hombre que puede pensar de la cintura para arriba.

Lali dijo...

Qué temita, Tano!

Mucho no puedo opinar, la verdad. Me use de novia a los 20, 7 años, me casé, y no llegué a los 3 de matrimonio ... o sea, estamos en los 30 con una sola experiencia ...

Ahí conocí a mi actual marido, unos cuaaantos años mayor que yo, en el laburo. Esa fue mi segunda experiencia, y dura felizmente hasta ahora ... tengo 39, y estoy esperando a mi primer hijo. O sea, sexo sin amor, nunca. Soy bicho raro, no? Otra generación, creo. Pero me sigo quedando, obviamente, con el sexo con amor. Ojalá lo tuyo de acá en más sea así Tanito!! Exitos!!